Saltar al contenido

Seis tendencias en la aplicación de los recursos online a la enseñanza

recursos online a la enseñanza

La irrupción de internet y las nuevas tecnologías en las aulas ha generado tendencias educativas que requieren preparación, adaptación, políticas activas y orientación para su mejor aplicación a la nueva realidad de la enseñanza. Redes sociales, prácticas docentes, formación online, recursos educativos, las metodologías y la evaluación son objeto de una necesaria revisión para adaptar la educación a los nuevos horizontes que se abren. El informe de la Comisión Europea “The Horizon Report Europe: 2014 Schools Edition” examina las principales tendencias en este campo.

 El impacto de las redes sociales

Las redes sociales han cambiado la forma de interactuar de la gente. Una realidad muy presente y extendida de la que los datos hablan por sí solos: más de mil millones de personas usan Facebook de forma regular en el mundo y las diez plataformas mayoritarias llegan a más de dos mil millones. Sólo en Europa hay alrededor de 300 millones de usuarios de redes sociales activos, es decir, el 40 por ciento de la población del continente.

Profesores y estudiantes no son ajenos a esta expansión, ya que cada vez más usan las redes para comunicarse, como herramienta de aprendizaje, para realizar prácticas o para compartir contenidos de interés relacionados con las materias que se imparten en la escuela. Son lugares, también, de intercambio de opiniones y sugerencias entre estudiantes, padres, profesores y colegios. Profesores de toda Europa, destaca el informe, crean y participan en comunidades como los grupos de Linkedin. Otras redes como Skype, YouTube, los blogs y Twitter sirven para forjar relaciones entre estudiantes y expertos.

Los centros deben desarrollar políticas y guías para que los estudiantes puedan usar mejor y de forma segura estas plataformas y herramientas en su educación, y evitar por ejemplo problemas como el ciberacoso. El socialmedia representa una oportunidad para crear entornos de aprendizaje más flexibles, dinámicos y abiertos. Sin embargo, todavía constituye un campo de mejora para los profesores, ya que si bien tres de cada cuatro reconocen usar ordenadores e internet de forma habitual en los últimos cuatro años, parece que se han centrado más en la creación de lecciones que en sus aplicaciones pedagógicas.

Prácticas docentes

Los profesores ya no son la principal fuente de información y conocimiento para los estudiantes. Deben tender a convertirse en un entrenador, alguien que escucha a los alumnos, les ayuda con sus ideas, incita a la colaboración y interacción. Se refiere el informe a redes como eTwinning, una comunidad online para estudiantes de Primaria y Secundaria de toda Europa donde puede escribir y compartir ideas o colaborar en proyectos escolares con otros estudiantes, lo que obliga a los profesores no sólo a entender cómo funcionan estas herramientas, sino a integrarlas en su estrategia educativa. Más que ofrecer información, colabora en las comunidades online, en la curación de contenidos.

Hay una revisión de las principales funciones o responsabilidades de los profesores, cambios en su desarrollo profesional que incluyen un mayor compromiso con el social media y las herramientas y recursos online. Los profesores deberán adquirir un mayor dominio en la gestión de contenidos, los soportes para el aprendizaje o las evaluaciones. También para colaborar con otros profesores, usar de forma habitual las estrategias digitales con los estudiantes o para organizar el trabajo escolar y administrativo.

 Recursos educativos abiertos

Los recursos educativos abiertos crecen en cantidad y calidad, de forma paralela al uso de estos materiales en clases, reuniones y comunidades escolares. El uso de los materiales abiertos constituye un problema creciente en las escuelas, especialmente en muchas disciplinas en las que la elevada calidad de los contenidos educativos es más abundante que nunca. Si bien el término “abierto” es un concepto polifacético que no necesariamente significa “libre de cobro”, se ha trabajado en la dirección de una visión común más amplia, no en términos económico, pero sí de los derechos de uso y propiedad. El reto reside en que los materiales sean de acceso y uso libre, sin barreras de intercambio en la educación.

Aprendizaje mixto

En la medida en que profesores y estudiantes parecen estar más familiarizados y habituados al uso de internet, las pedagogías tradicionales de las aulas han ido incluyendo componentes de aprendizaje online y estrategias mixtas de aprendizaje, al tiempo que se va poniendo el foco en aumentar la colaboración dentro de la clase. La combinación de los entornos físicos y virtuales ofrece a los profesores diversas vías para conectar con los estudiantes e les permite incluso extender la jornada lectiva. Los modelos mixtos, cuando son diseñados e implementados de forma efectiva, hacen que los estudiantes puedan usar la jornada escolar propiamente dicha para el trabajo y las actividades en grupo, mientras que usan las redes para acceder a lecturas, vídeos y otros materiales de aprendizaje en su tiempo personal. Es decir, que bien empleados, los modelos mixtos llevan a emplear el tiempo de escuela para la colaboración personal y la interacción entre profesores y estudiantes.

Evolución del aprendizaje online

El aprendizaje online puede ser un vehículo para la igualdad social y para solucionar las desventajas que los estudiantes pueden encontrar, por ejemplo, en los entornos rurales. El aprendizaje online ha experimentado un renacimiento en los últimos dos años, caso los MOOC, con un eclosión tanto en su desarrollo como en la aparición de nuevas ideas y experiencias. Nuevos modelos y herramientas pedagógicas proliferan por todo el mundo, y lógicamente Europa no ha quedado exenta de este fenómeno en el que los estudiantes pueden beneficiarse de un aprendizaje complementario y alternativo y los profesores, del desarrollo profesional online y prácticas comunitarias. Un ejemplo en España sería la iniciativa del Gobierno “Formación en Red”, dirigida a proporcionar a los profesores formación online en áreas críticas, como los recursos educativos abiertos.

Analíticas y evaluación

Hay un creciente interés en usar las nuevas fuentes de datos para personalizar la experiencia del aprendizaje, para la realización de evaluaciones regulares o el desempeño de las actividades. Interés que ha incentivado el desarrollo de un campo relativamente nuevo como es la gestión de datos y la evaluación. Una manifestación de esta tendencia son las analíticas de aprendizaje, una aplicación educativa, comúnmente utilizada para analizar las actividades comerciales, identificar tendencias de gasto y predecir comportamientos de consumo, que ahora se emplea para estudiar los perfiles de los estudiantes, cómo interactúan en las actividades online. De este modo se pretende conseguir mejoras pedagógicas, animar a los estudiantes a tomar parte activa en su aprendizaje, localizar poblaciones de riesgo y evaluar factores que afectan al éxito de los alumnos. Para educadores, investigadores y estudiantes, las analíticas de aprendizaje todavía están empezando a ofrecer información del progreso de los alumnos y la interacción con textos online, cursos abiertos y entornos de aprendizaje, campos en los que se auguran resultados tempranos.