Saltar al contenido

Los sindicatos urgen a negociar un Estatuto Docente

Los sindicatos urgen a negociar

La intención de la Comunidad de Madrid de endurecer los requisitos de acceso a los estudios de Grado en Magisterio ha abierto el debate sobre la formación y el prestigio de los profesores. Tras reunirse con el presidente de la Conferencia de Rectores de las Universidades de Madrid (CRUMA) y los representantes de las cuatro universidades de la región, la consejera madrileña Lucía Figar anunció que los alumnos que quieran estudiar Magisterio deberán obtener como mínimo un cinco en Lengua y Matemáticas en la Selectividad, además de superar una prueba.

Los profesores se muestran de acuerdo en el objetivo de que la docencia deje de ser una profesión devaluada, algo que desde luego no pasa por mensajes que desincentivan a los maestros y los desacreditan ante la sociedad en general. “Los poderes públicos son quienes deben prestigiar la profesión con mayores incentivos económicos y profesionales a los actuales y darle un mayor reconocimiento público en todos los pronunciamientos”, ha asegurado el presidente de Anpe en Madrid, Francisco Melcón, quien recordó que el sindicato de profesores ha pedido en reiteradas ocasiones el desarrollo de un Estatuto Docente que se resiste en España.

Anpe, CSIF, FE-CC.OO, FETE-UGT, STEs-I, CIG y ELA fueron convocados a una reunión en el Ministerio celebrada el pasado 26 de noviembre, a la que asistió el director general de FP, para abordar el proyecto de Estatuto, sin que el departamento que dirige Juan Ignacio Wert llegara a presentar siquiera una propuesta inicial que sirviera de punto de partida. Ante las quejas de los sindicatos por el retraso en la negociación y la falta de una propuesta por parte de la Administración, el Ministerio de Educación accedió a tomar como punto de partida el borrador del Estatuto del año 2007, que fue consensuado en sus líneas básicas y que no pudo aplicarse por falta de financiación.

Y así ha quedado hasta la fecha. Los sindicatos demandan conocer los criterios del Gobierno, un “primer mensaje” que les permita proponer un modelo sobre la formación que deben recibir los docentes, no sólo para el acceso a los estudios superiores, sino en la propia docencia y en la actualización permanente de los conocimientos. Entienden además que la negociación, en todo caso, se debe abordar con carácter global, en un proceso que atañe al Ministerio de Educación, todas las Comunidades Autónomas, las facultades de Educación y el profesorado.

Ahora, los profesores cursan un Grado de 240 créditos hasta Primaria, al que deben añadir un máster para Secundaria. Después de aprobar una oposición, tienen un año de prácticas bajo la tutela de otro profesor, en el que colaboran en el programa educativo, realizan un proyecto y son evaluados para ser reconocidos como funcionarios de carrera en el BOE. Desde hace ya unos años se habla de la idea, que ahora ha cobrado fuerza, de exigir a los docentes una especie de “MIR”, si se puede transpolar este proceso de formación de los médicos, que podría pasar por endurecer la selección previa y aumentar a dos o tres años la fase de prácticas.

Reconocimiento y apoyo

Para Anpe, resulta “imprescindible acordar medidas de reconocimiento, apoyo y valoración de la tarea docente”, con un Estatuto que propicie el desarrollo de una auténtica carrera profesional, y que incluya medidas que devuelvan la autoridad al docente y regulen sus derechos y deberes, “así como todas aquellas actuaciones que dignifiquen la figura del profesor, aumenten su valoración social y hagan más atractiva la profesión docente para los titulados universitarios”.

Para este sindicato, se impone la definición de un modelo de función pública docente que sirva de marco básico para todo el Estado, así como el desarrollo de un sistema de acceso a la función pública más eficiente, que valore la experiencia y capacitación profesional y sea capaz de atraer a los mejores estudiantes. La mejora de las condiciones laborales, el establecimiento de una carrera profesional, el reconocimiento de la autoridad pública del docente en todo el Estado, un régimen de incompatibilidades, la regulación del derecho a la negociación colectiva y una memoria económica que asegure su implantación son otras de las propuestas de Anpe.