Saltar al contenido

Las rabietas de mis hijos

rabietas de mis hijos

Las rabietas son un fenómeno normal en el desarrollo evolutivo del niño (alrededor de los 2-3 años) y van desapareciendo a medida que el niño crece, de manera que a los 5-6 años prácticamente han desaparecido del repertorio conductual del niño, al menos que haya aprendido que tener rabietas es una manera rápida y eficaz de conseguir sus propósitos.
El procedimiento de Tiempo Fuera es muy efectivo para reducir estas conductas, este procedimiento se ha de usar cada vez que aparece una rabieta. Sacar al niño de las situaciones ambientales en las que se está reforzando su comportamiento y llevarlo a un lugar dónde no se de el refuerzo.
Avisar al niño con antelación, no se debe ignorar la conducta ante insultos y cuando pega. Conductas que no se pueden permitir
Es muy importante definir en que conductas vamos a usarlo y usarlo siempre

Permitirá al niño y a nosotros tranquilizarnos, dando a su vez al niño la oportunidad de cuando vuelva a la situación hacerlo bien
•No aplicarlo cuando el niño lo que intenta con su “rabieta” es evitar la situación. Ej. a Marta no le gusta hacer las fichas, y cada vez que se porta mal su profesora la hecha de clase y así se libra de hacerlos. De este modo el profesor hace que Marta haga con más frecuencia esta conducta

Cómo aplicarlo

• 1º Avisar al niño y ofrecerle la oportunidad de cambiar su comportamiento. Decirle lo que no nos gusta de lo que está haciendo y qué debe hacer. “Deja de chillar. Cuando mamá acabe de pelar las patatas iremos al parque”
• 2º Avisarle de la consecuencia. “Cómo sigas chillando te irás al “rincón””
• 3º Ser consecuente y aplicar el tiempo fuera:
• Le cogeremos sin mirarle, sin reprocharle, ignorando todo lo que haga y le llevaremos al lugar que hemos determinado previamente
• Estará en ese lugar hasta que se calme. Una vez se haya calmado le devolveremos a la situación dónde se ha dado la conducta sin reprocharle nada y dándole la oportunidad de que haga bien lo que estaba haciendo. Ej. Si tuvo una rabieta porque no quería merendar.

Problemas frecuentes

• Si se niega a ir al “rincón” llevarle.
• Sino podemos con él y se sienta en el suelo sentarnos con él ignorándole una vez veamos que se ha calmado, decirle cuando yo te diga ve a tu cuarto, alejarnos unos metros (poco, unos segundos) y antes de que reaccione mandarle al cuarto
• Si se va del rincón. Volverle a llevar y evitar que se vaya de él, conteniéndole si fuera necesario. “Hasta que estés tranquilo te quedarás aquí”. Cuando se tranquilice. “Me encanta cuando estás así”
• Si durante el Tiempo Fuera rompe algo cuando termine el tiempo decirle “Vamos a recoger (hacerlo juntos)” Si ocurre de nuevo a parte de recogerlo decirle que si vuelve a pasar se quedará sin……
• Si estamos en un restaurante. Cogerle y llevarle al baño hasta que se tranquilice. Una vez se tranquilice que vuelva a la mesa