Saltar al contenido

Ciencias Sociales y Jurídicas acaparan la universidad online

Ciencias Sociales y Jurídicas online

La demanda de formación permanente y las exigencias crecientes de un mercado laboral cada vez más exigente ha propiciado la eclosión del e-learning, un formato de aprendizaje que en la actualidad genera un volumen de negocio de 56.200 millones de dólares y que puede duplicar su volumen hasta alcanzar los 100.000 millones en 2015, según indica el informe “El mercado global de e-Learning 2014”, elaborado por el Online Business School (OBS).

El informe destaca el amplio margen de crecimiento que tiene este tipo de formación, especialmente en la enseñanza superior, en el que España muestra un panorama próximo a la saturación, con un sistema universitario compuesto de 81 universidades públicas, privadas, presenciales y semipresenciales que ofrecen 2.464 títulos de Grado.

Los centros de educación superior no presenciales ofertan 50 títulos de Grado, de los cuales 37 corresponden a la rama de las Ciencias Sociales y Jurídicas, cuatro a Ingeniería y Arquitectura, seis son de Artes y Humanidades y otros tres corresponden a las Ciencias de la Salud. Un catálogo excesivamente concentrado en la rama de las Ciencias Sociales y Jurídicas (75% del total de la oferta) y que prácticamente abandona el resto de las ramas, donde precisamente se pueden presentar las mayores oportunidades.

Lo mismo ocurre en los másteres oficiales. De los casi 3.000 que se imparten en España tan solo 155 (5,2%) se desarrollan en universidades no presenciales. La mayoría de estos másteres corresponden a la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas, que sólo dejan espacio para 21 de Ingeniería y Arquitectura, 23 de Artes y Humanidades, 18 de Ciencias de la Salud y 5 de Ciencias.

Casi 47.000 alumnos han optado por llevar a cabo sus estudios superiores de Grado en centros privados y por la vía no presencial, una cifra que apenas representa a tres de cada cien alumnos matriculados en algún grado de nuestro sistema universitario. La Universidad Oberta de Catalunya (UOC) acoge a casi 36.000 de estos alumnos, 8.000 la Universidad Internacional de La Rioja. La cifra de estudiantes en la UNED, en este caso pública, asciende a 172.000.

Perfil del estudiante

Ocho de cada diez alumnos de los centros privados tiene más de 26 años, por lo que el informe de OBS concluye que esta oferta de Grados responde a las demandas de personas que no pudieron concluir sus estudios universitarios y los que buscan nuevas titulaciones. Mientras, fueron un total de 111.087 estudiantes los que cursaron en 2012-2013 algún título oficial de Postgrado, de los que 10.080 lo hicieron en centros no presenciales, es decir, algo más de un 9 por ciento. El perfil de estos alumnos coincide con un colectivo mayoritario de un 72 por ciento de personas entre 25 y 40 años.

En la actualidad, y de acuerdo con los datos recabados por el OBS, al menos uno de cada dos estudiantes universitarios en todo el mundo ya está inscrito en un curso online. Resultado de una industria tecnológica educativa cada vez más potente, el e-learning se configura como una herramienta que contribuye a la mejora de la eficacia de la enseñanza. Un mercado tecnológico que tiene un público objetivo en aumento en todas las etapas de la enseñanza, ya sea en la Educación Primaria y Secundaria, la Formación Profesional, empresarial y para desempleados, universidades, escuelas de negocio o la educación a lo largo de la vida o permanente.

En las empresas

Los pronósticos apuntan a que cerca de la mitad de las clases en los centros de Educación Superior serán impartidas en esta modalidad en 2019. Su alcance se extiende a directivos y trabajadores de las empresas. No en vano, más del 41 por ciento de las compañías “Fortune 500”, que son las mayores empresas estadounidenses de capital abierto a cualquier inversor según su volumen de ventas, ya emplea alguna herramienta online para ofrecer formación a sus trabajadores.

Destacan entre las ventajas del e-learning, aparte de la flexibilidad de los horarios y la eliminación de las barreras espaciales, el ahorro de al menos la mitad de los costes y los gastos de la metodología tradicional, ya que reduce el tiempo de capacitación hasta un 60 por ciento, incrementa los niveles de retención del aprendizaje y de la información transmitida hasta un porcentaje similar y, según un estudio de IBM, por cada dólar invertido en formación online la empresa recibe un retorno de 30 dólares en concepto de productividad.

Ahorro de energía

Apuntala este balance una investigación de la Open University (Reino Unido), que constata que este sistema consume un 90 por ciento menos de energía que las metodologías tradicionales y que la cantidad de CO2 emitida por estudiante que no tiene que desplazarse también desciende hasta un 85 por ciento.

Con Estados Unidos y Europa Occidental a la cabeza de este sector, irrumpen con fuerza Asia y y los países de la Europa del Este. Con elevadas tasas de analfabetización rural, explica el OBS, los gobiernos asiáticos han encontrado en la formación on-line un sistema rápido, eficaz y sostenible para extender la educación a zonas geográficas inaccesibles. A todo ello se añade el hecho de las permanentes innovaciones tecnológicas que consolidan las posibilidades de la enseñanza online. Se calcula que en 2017 habrá cerca de 580 millones de tablets en el mundo, y más de 5.600 millones de usuarios con un Smartphone para 2019.