Saltar al contenido

Carta de un autónomo arruinado: “Mantengan las pymes que aún quedan en España”

autónomo arruinado

Soy un empresario autónomo, o eso es lo que he sido hasta hace poco. He llegado a tener una empresa de 40 personas con actividades diversas. Estoy arruinado después de más de 25 años de actividad y llevar conmigo una vida laboral de 43 años.

Esto también es ser “emprendedor”, palabra que utilizan en muchas ocasiones nuestros dignos políticos. Desde que comencé mi andadura como empresario de una pequeña Pyme, no he tenido ninguna ayuda por parte del Estado y, si en algún momento ha habido alguna ventaja, ésta no ha sido significativa.

Cuando te retrasas en el pago de la cuota mensual a la TGSS, y lo haces provocado por la situación económica que todos vivimos, no puedes exigir un 20% de sobrecargo. ¿No es usura?, ¿se puede crear empleo con una ayuda de 100 euros al mes o 3.000 euros de la Comunidad de Madrid?

Para ayudar a los pequeños empresarios/autónomos, no a los empresarios/empleados como son la mayoría de las grandes empresas, debería retirarse o al menos disminuir la cuota de la Seguridad Social, dado que es mucho más caro que suscribir a cada empleado a un seguro privado de salud.

La cantidad que abonamos por cada trabajador supone más de un 33% del salario, a lo que debemos sumar el 30% del impuesto sobre Sociedades, mientras se generan Fundaciones que pagan solo el 10% de impuestos, y siendo empresas mercantiles con las que competimos ¡juegan con ventaja! Este hecho se ha dado mucho con las Sociedades Científicas de la Sanidad en los últimos años, que es un sector que conozco bastante, aunque desconozco si es así en otros sectores.

Entre esta competencia desleal y las continuas medidas opresivas del Gobierno hacia la industria farmacéutica, han acabado con nuestro sector de empresas de servicios.

Además no se puede tener una “mochila” para despedir a los empleados cuando es del todo inviable seguir adelante con la empresa, ni de 20 días ni de nada. Creen ustedes por favor un fondo para ello, que además ya está el subsidio de desempleo, pero no nos hagan destruir empleos ni nuestras empresas, dado que no podemos mantener los puestos de trabajo de empleados con un alto salario.

Ahora que se utilizan becarios para todo, y sobre todo cuando hablen de emprendedores o startups…, piensen que no todos somos Facebook, Bil Gates o Steve Jobs, pero que los pequeños empresarios somos los que generamos empleo y trabajo que, a la postre, hacen crecer la economía de nuestro país, España.

Tenemos un gran país y cuando una pequeña empresa tenga deudas, siempre que el empresario no haya defraudado y haya sido honesto, ayúdenlo, ¡no le hagan firmar créditos al 9% de interés y un 29% de intereses por estar al descubierto!. De veras, ¿no es esto un robo legalizado y jugar con mucha desventaja?

Hablan y hablan pero solo con las grandes empresas, bajen a la calle y verán. Como pequeño empresario/autónomo de una pequeña Pyme con 40 empleados, jamás me han convocado ustedes a reunión alguna y me hubiese encantado compartir opiniones con ustedes.

El puesto de trabajo está en las pequeñas Pymes, en los empresarios autónomos que, por cierto, no sé por qué tampoco tenemos derecho al subsidio de desempleo.

Vergüenza me permito opinar que es lo que les debería dar a ustedes, señores Congresistas. Permítanme que dude a veces de ustedes, cuando hacen leyes que sólo son para el gran empresario. Ayuden por favor a los pequeños empresarios autónomos, lleven a cabo la fuerza legal en mantener las pequeñas Pymes que aún quedan en nuestro país y los empleos que aún existen, antes de construir el futuro, que se construye manteniendo los empleos que ya existen en nuestro país, y mantengan todo lo ya construido, porque en destruir lo ya conseguido no está la solución. Y cuenten la verdad a los nuevos “emprendedores”, no todo es oro lo que reluce. Gracias.